Algo ha fallado y te cuesta reconocerlo

 

Te cuesta reconocerlo pero otra vez te vuelve a pasar lo mismo.

Confías en alguien para que ocupe un puesto en concreto y, en cuestión de meses, te das cuenta de que te has equivocado.

Algo ha fallado.

Sergio no es la persona que necesitas para realizar las funciones en el departamento comercial.

Pero tranquilo, que no te asuste prescindir de los servicios de ese empleado en ese departamento.

Sabes que tienes un conflicto porque, por un lado, Sergio es una buena persona, sociable y responsable, pero por otro, se ha demostrado que no vale para el puesto.

Y evidentemente, esta situación va en perjuicio de tu empresa.

Entonces, en lugar de despedirle ¿has pensado en reubicarle en otro puesto? Ya lo has hecho otras veces, ¿recuerdas? Y ahora, con Ricardo en su nuevo departamento todo va fenomenal, ¿verdad?.

Así pues, seguro que hay un puesto más acorde a las competencias y aptitudes de este empleado que tantos quebraderos de cabeza te está ocasionando.

Tienes la ventaja de que ya conoces su personalidad por los meses que lleva trabajando en la empresa y, si bien hubo un error al destinarle a un puesto concreto que conlleva tareas específicas para las que no está capacitado, aún estás a tiempo de solucionar la situación.

En primer lugar, piensa y ten presente cuáles son los objetivos de tu empresa.

¿Consideras que con Sergio en el puesto equivocado los vas a conseguir?

Ya sabes que el éxito de tu empresa depende de las personas que forman parte de ella, siempre claro está, que desempeñen las tareas para las que son aptas.

Analiza pues en qué puestos crees que Sergio puede serte de mayor utilidad.

Como complemento a las pruebas que realizaste antes de contratarle, ya sabes que tienes a tu disposición la prueba grafológica.

Utiliza esta técnica para valorar los resultados con los obtenidos previamente en las pruebas de selección que ya realizaste. ¿Coinciden los resultados?

Ya sabes que su letra nos puede decir mucho de su personalidad, y es evidente que ahora necesitas asegurarte y no fallar por segunda vez.

Así pues, mediante un análisis grafológico averiguarás en qué perfil destaca esa persona.

A modo de ejemplo, te indico los rasgos gráficos correspondientes a una personal con un perfil creativo:

  • Escritura personal
  • Ligados altos
  • Trazos originales y estéticos
  • Espontaneidad

¿Quién sabe? Quizá Sergio es todo un creativo y estás desperdiciando la oportunidad de beneficiarte de su talento para dar vida a ideas originales que hagan diferenciar a tu empresa.

¿Qué me dices? ¿Vas a emplear la técnica grafológica para dar con tu empleado ideal?

Déjame un comentario y me lo cuentas.

Photo credit: https://flic.kr/p/eQGF1M

 

No olvides que con el análisis de la escritura dispones de la mayor información posible para alcanzar el verdadero éxito en tu empresa. Por tanto, garantiza la elección en la selección y ajústalo a las necesidades reales que tu proyecto requiere.

La escritura revela nuestra personalidad sin trampa, pues escribimos como somos. Por eso, hago afortunadas a las empresas por identificar qué profesionales son los adecuados para formar parte de su equipo. Considero de gran importancia no descuidar el aspecto.

About Susana Carrillo

Soy Susana y como grafóloga pongo a tu alcance la información objetiva que se esconde en el subconsciente, para favorecer la acción focalizada y alcanzar tus objetivos ya sean personales o profesionales. Como perito calígrafo emito dictámenes sobre la autenticidad, falsedad o simulación de firmas y escrituras manuscritas realizadas en cheques, pagarés, contratos y en todo tipo de documentos.
¿Te ha gustado este artículo?
Forma parte de mi lista y recibe contenido exclusivo cada semana

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>